23 mar. 2013

Monedero gatil perdido.


Por Dios, ¡tengo que poner orden en este sitio! Hace demasiado que no actualizo al día (¡como si lo hubiera hecho aguna vez!). Este finde pretendo actualizar las cositas pendientes, que tampoco son demasiadas.

Así pues empiezo con este monederito de fieltro. Lo hice para una subasta que organizó Locas Felinas a favor de un gato llamado Bigotitos (qué nombre tan adorable :3). Como veis es de fieltro, totalmente hecho a mano, cerraba con velcro y medía 9'5 x 12'5cm.

¿Y por qué hablo en pasado? ¡Porque Correos lo ha perdido! Mis amigos creen que alguien la ha robado porque tiendo a decorar los sobres, pero yo qué sé. Lo absurdo de todo es que se perdió dentro de la oficina de destino. Yo hay cosas que no entiendo... Al menos, después de dos semanas de poner la reclamación (que ya han tardado), me han indemnizado con 30€. Pero vaya.

¡¡¡Así que aprovecho para poner verdes a los de Correos!!! :@
¿¡¿Cómo demonios es posible que, además de obligarnos a pagar unas tarifas carísimas para enviar tu carta con seguro y número de seguimiento, lo pierdan?!? Para empezar, lo más normal sería que ese seguro y ese número de seguimiento te lo ofrecieran por el mero hecho de usar su servicio, esto es, con sencillos envios ordinarios que sí tienen un precio normal. Pero no. Los ordinarios, además de no tener ninguna garantía, se pierden con una frecuencia vergonzosa. Y yo me pregunto, por qué las cartas ordinarias se pierden tanto y las certificadas no? Qué pasa, ¿que solo tienen cuidado con las certificadas para tener una excusa para cobrarte más? Pues muy bonito. Es como si fueras a Carrefour y te cobrasen 2€ por un cartón de leche sin ningún golpe ni fuga, y 0.5€ por los estropeados y quizá caducados, cuando lo normal sería no vender el producto defectuoso y poner un precio normal al resto, sin aprovecharte de ser una empresa más conocida de envío. Coñe, ¡que se supone que Correos pertenece al Estado! Y estás pagando 3 eurazos si quieres que la carta que le mandas a tu amiga con todo el amor del mundo le llege (ya no digo ni sana y salva, ¡sólo que le llege!). Lo peor de todo es que no se le puede hacer ni boicot, poque el resto de empresas de paquetería no ofrecen tarifas para cartas de poco peso. :S

En resumen, UNA VERGÜENZA. Bueno, ya me he quedado a gusto, más o menos.

No hay comentarios:

Publicar un comentario