24 jul. 2011

Sandía fresquita.

Qué carilla de felicidad le dejé, me alegra el día verlo. Es un monedero más bien grande, así que sirve para guardar más cosillas en él. Sólo le falta colocar una cremallera y un botón y estará listo para dárselo a su legítima dueña. Ah, la parte rojita es un bolsillito aparte, no solo decorado.

No hay comentarios:

Publicar un comentario