4 feb. 2012

Galletas sobornantes.

Después del revuelo que montaron Lu. y Da. por el monedero de fresita (si no les hago uno a cada una antes de que acabe el año me cortan la cabeza; y si se lo hago sólo a una de ellas se matan entre sí), intenté sobornarlas con galletas. Se supone que esas cosas (chocolate, bombones, tartas...) siempre funcionan para que te perdonen, y de hecho Lu. ya se ha adjudicado la galleta oscura y no me recuerda que me odia. Pero... Da. es más cabezota.

No hay comentarios:

Publicar un comentario