23 jul. 2011

¡Din, chapita!

  

Así acostumbra a saludarme una amiga que me consigue un trillón de chapitas a fin de poder hacer estas bonitas y originales pulseras.
 
La pulsera de doña "Din, chapita".



 



Simplemente se enlazan unas cuantas chapitas con una cinta de raso a gusto del futuro propietario, ¡y tadá! Una elegante pulsera al gusto del consumidor.
   
Por mi zona están teniendo un éxito completamente inesperado.



No hay comentarios:

Publicar un comentario